Este viernes 8 de marzo, las mujeres de Puchuncaví y Quintero salieron a protestar por una vida libre de contaminación y de violencia machista.

Por Camille Huriaux Quesada

Mientras se celebraba el 8M, Día Internacional de la Mujer, una docena de mujeres realizaron una intervención pacífica frente a la empresa Puerto Ventanas S.A., una de las industrias responsables de la contaminación de la zona. Fue la agrupación “Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví en Resistencia” quien convocó esta instancia, “en conmemoración por las luchadoras que se han sacrificado y por las que han asesinado a lo largo de todos estos años de lucha por el medio ambiente”.

Vestidas de blanco y con las manos negras de carbón, las manifestantes caminaron desde el cruce de La Greda hasta la entrada de Puerto Ventanas S.A., pidiendo el cierre de las industrias contaminantes. En efecto, ya existen 5 demandas civiles en contra del puerto granelero, en particular por el vertimiento de 2 mil kilos de carbón en el sector sur de la playa Ventanas, en octubre del 2017. Además, hace parte de un parque industrial instalado a orillas del mar que contamina el mar, el aire, la tierra y por consecuente, la población en su conjunto. Si bien la empresa dice actuar “cuidando al medio ambiente”, tal como aparece en su sitio internet, la realidad es otra.

8M Intervención Puerto Ventanas mujeres en resistencia

Violencia machista

Pero antes de ser defensoras del medio ambiente, las Mujeres de Zona de Sacrificio en Resistencia son mujeres, expuestas como cualquiera a la violencia machista. En Quintero, en vísperas del 8 de marzo, un hombre mató de un balazo en la cabeza a su ex mujer en frente de su hija de 8 años. Durante el velatón realizado en la memoria de Carolina Muñoz Rebolledo, a horas de conmemorarse el Día de la Mujer, una vecina entrevistada por T13 denunció la inexistencia de dispositivos locales de prevención de violencia institucionales en Quintero. “Las mujeres que se sienten violentadas tienen que ir a Concón a decir que son violentadas”, explicó.

El viernes, llegaron mujeres  desde temprano al Juzgado de Letras y Garantía de Quintero, el cual determinó la prisión preventiva como medida cautelar y dio un plazo de investigación de 120 días por los delitos de femicidio y porte de arma de fuego. Priscila Pacheco, vocera del cabildo abierto Quintero-Puchuncaví, exigió justicia y criticó la gestión de gastos públicos: “no se pueden seguir gastando recursos en seguridad ciudadana cuando no tenemos ninguno para el apoyo de la mujer”.

Definitivamente, en las dichas “zonas de sacrificio” el medio ambiente no es lo único que está siendo sacrificado. Estas zonas sufren de múltiples factores que afectan la calidad de vida de su población.