Dante Cáceres, profesor del programa de Salud Ambiental de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, nos da su punto de vista sobre el impacto que puede tener el coronavirus en las poblaciones que habitan las Zonas de Sacrificio.

Por Camille Huriaux Quesada

¿Cómo afecta el covid-19 a las personas que viven en Zonas de Sacrificio? Estas zonas «tienen distinta vulnerabilidad con respecto a distintos eventos de salud» advierte de entrada el profesor de la Escuela de Salud Pública. En efecto, estas áreas, por ser muy contaminadas, tienen una alta tasa de contaminantes aéreos, los cuales afectan el sistema respiratorio de las personas que están expuestas de manera prolongada.

«Muchos de estos contaminantes están afectando al sistema respiratorio, produciendo una serie de aspectos que se traducen en reacciones inflamatorias a nivel celular, que hacen que los sistemas de defensa del sistema inmunitario estén bastantes más deficitarios que en otros lugares. Por lo tanto, si el sistema pulmonar, en este caso, lo hace más débil para protegerse si es que entra en contacto con una partícula viral.»

El profesor destaca que en este contexto, los niños, los adultos mayores y aquellas personas que tienen enfermedades de base y enfermedades crónicas, son las que son más susceptibles a enfermarse. Además, el hecho de vivir en zonas menos favorecidas socio económicamente refuerza esta vulnerabilidad, ya que disponen de un acceso a la salud de menor calidad. Se habla entonces de determinantes de salud ambiental y social para calificar la serie de factores socioambientales que influyen en la salud de la población.

«Si aquellas poblaciones son mucho más desfavorecidas, esto también influye en la frecuencia de eventos de salud y por lo tanto, hay que extremar las medidas: vigilancia ambiental y vigilancia epidemiológica. (…) Tener claro cuáles son las poblaciones que hay, la distribución etaria y dónde están los focos que es donde se concentran aquellos grupos que son más susceptibles.»

La epidemiología es el área de la medicina que estudia la distribución, frecuencia y factores determinantes de las enfermedades existentes en poblaciones humanas definidas. Dante Cáceres resalta también la importancia del rol de la sociedad civil frente a estas situaciones de injusticia socioambiental, en particular en contexto de la crisis sanitaria del covid-19:

«Es importante que la sociedad organizada tenga presente esto y estar atentos y también, probablemente, contactarse con las autoridades para ver qué están haciendo con respecto a esto.»

Si bien han disminuido los niveles de contaminaciones atmosféricas gracias a las cuarentenas, durante las cuales han disminuido la actividad económica y el movimiento en las ciudades, hay sectores donde estas emisiones siguen habiendo, como Quintero Puchuncaví. En esta Zona de Sacrificio y probablemente en otras, las empresas siguen contaminando el aire, el suelo y el agua, impactando constantemente a las personas que habitan estos territorios.

«Por lo tanto, las autoridades tienen que tener esto en cuenta, considerarlo y evaluarlo, tenerlo dentro de sus planes de vigilancia epidemiológica, es decir, observar lo que está ocurriendo allí y tener cautela de qué está pasando con las personas, sobre todo en estos sectores que son más desfavorecidos.»

La entrevista completa está disponible abajo:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *