Daniela Fava, psicóloga e investigadora en temas de desastres socionaturales y comunidad, nos comparte recomendaciones para llevar a cabo una gestión del riesgo eficiente, que se adapte a cada realidad local.

Por Camille Huriaux Quesada

En tiempos de crisis sanitaria, es preciso preguntarse cuál ha sido el rol del Estado: más allá de decretar el estado de emergencia -y prolongarlo hasta el 13 de septiembre-, ¿cómo ha gestionado el riesgo que representa la pandemia de covid-19? A diez años del terremoto del 27F, ¿ha aprendido Chile a manejar emergencias de tal envergadura y comunicar eficientemente sobre el riesgo? 

Es lo que cuestiona Daniela Fava, psicóloga especializada en temas de desastres socionaturales y comunidad, quien denuncia una comunicación del riesgo deficiente: “Si el estado no es capaz de proteger a la población, lo que sí es capaz es de proporcionar herramientas para que la población pueda protegerse. Y aquí no vemos ni una ni la otra”. 

Establecer mecanismos de gestión de riesgo

El covid-19, “emergencia de salud pública de importancia internacional” según la Organización Mundial de la Salud (OMS), requiere que se establezcan mecanismos que permitan identificar, analizar y responder a los riesgos que conlleva tal virus. Teniendo en cuenta los resultados de los estudios que establecieron una relación entre contaminación atmosférica y coronavirus, conviene además poner una atención particular a los territorios altamente contaminados como las llamadas Zonas de Sacrificio.

Comunicar el riesgo de manera eficiente

Según Daniela Fava, para comunicar eficientemente el riesgo, se debe reconocer a las y los distintos actores de la población, asegurándose que el diálogo sea bidireccional y la comunicación horizontal. Destaca por otra parte la gestión de la alcaldía de Bogotá al inicio de la pandemia, donde se realizó un simulacro de cuarentena obligatoria del 20 al 23 de marzo, un ejercicio que permitió entender cómo las personas responden frente a una situación de aislamiento social obligatorio. 

Reducir los riesgos a través de la participación pública

Daniela Fava participó en un estudio en Puchuncaví y Quintero en 2015, compartiendo la experiencia de niñas y niños respecto de los riesgos de derrames de combustibles en la bahía. Resalta la importancia de validarlos como actores del territorio, al igual que las y los demás habitantes, para que se sientan legítimos de participar en la vida pública. De esta manera, pueden generar un impacto a través de su participación, creando por ejemplo grupos de contención, redes de colaboración, e identificando quienes se encuentran en situaciones más frágiles. 

Finalmente, la psicóloga llama a establecer estrategias de cuidado colectivo dentro de las comunidades, con la finalidad de avanzar hacia la autogestión de sus planes de emergencia. En efecto, Daniela Fava nos invita a cuestionar la verticalidad y el centralismo desde los cuales actúa el gobierno chileno: “¿qué participación han tenido los habitantes durante toda esta declaración de pandemia? ¿Dónde estamos todxs nosotrxs?

Organizarse y autogestionarse comunitariamente

Si bien es importante que haya un gobierno central que tome decisiones adecuadas para resguardar la salud y la vida de su población, siguiendo el marco jurídico nacional e internacional, es también necesario que se organicen las comunidades para hacer valer sus reivindicaciones locales. A su vez, el gobierno debe identificar líderes de opinión y vínculos confiables en cada territorio para poder involucrarlos al momento de elaborar mecanismos de gestión del riesgo. 

En Zonas de Sacrificio tal como Quintero y Puchuncaví, se hace urgente construir políticas públicas que responden realmente a las necesidades sanitarias y ambientales de cada territorio. Para Daniela Fava, una manera de paliar la ausencia del Estado es avanzar hacia la organización y la autogestión territorial en materia de gestión de riesgo. Pues tal como lo dice, las y los habitantes «son quienes saben, ya tienen demasiadas experiencias de emergencia«.

Les invitamos a ver la entrevista más abajo y compartirnos sus reflexiones o experiencias acerca de las temáticas abordadas.